Enero 18, 2018

“Mujer Emprendedora Zonas Rezagadas” cerró el año con la graduación de 42 artesanas de la región

Emprendedoras de las comunas de Canela, Combarbalá, Monte Patria y Punitaqui adquirieron diferentes herramientas para hacer crecer sus negocios y crear una comunidad de mujeres emprendedoras y conectadas, que sean reconocidas por su trabajo.

Lo anterior fue posible gracias al programa “Mujer Emprendedora Zonas Rezagadas”, que finalizó la semana pasada con eventos realizados en tres comunas de la Región de Coquimbo: Monte Patria, Combarbalá y Punitaqui, los días 8, 9 y 11 de enero, respectivamente.

Se trata de una iniciativa desarrollada por Emprediem y apoyado por Corfo, que se inserta dentro del Programa Presidencial de Gestión Territorial para Zonas Rezagadas. Surgió desde las mesas de participación del Territorio Limarí-Choapa, donde fue la propia comunidad la que señaló que una de las brechas existentes en la zona era el apoyo a las mujeres emprendedoras.

“Este ha sido uno de los proyectos más importantes que nos ha tocado en el Consejo Regional en lo que se refiere a apoyo a recursos humanos, específicamente al tema de género, en este caso puntual. Trabajamos con mujeres jefas de hogar que con sus propios medios han salido adelante y se han capacitado, y lo que buscamos es fortalecerlas aún más, para que puedan comercializar sus productos y que eso les permita efectivamente crecer y hacer sostenible su emprendimiento”, declaró la consejera regional Lidia Zapata.

En él, y desde principios de junio, se potenció la comercialización de diferentes emprendimientos de mujeres de las comunas de Canela, Combarbalá, Monte Patria y Punitaqui, que desarrollan productos gourmet, de artesanía, cosméticos-terapéuticos o deco-hogar. El programa incluyó talleres, charlas con expertos, salidas a terreno, ferias y actividades, con el objetivo de acercar a la comunidad a temas de emprendimiento e innovación, traspasar nuevas herramientas de comercialización y ampliar sus redes de contacto.

“Este es un programa de apoyo al entorno emprendedor, con el que buscamos dejar instaladas capacidades en distintas emprendedoras de las comunas de Punitaqui, Combarbalá, Canela y Monte Patria. Así, trabajamos con ellas herramientas de emprendimiento, comercialización, asociatividad y diseño. Se realizaron salidas a Santiago para conocer la experiencia de otras mujeres emprendedoras, y vimos cómo ellas pueden ir acercándose a mercados de interés”, comentó Gustavo Dubó, director regional (S) de Corfo.

Esta semana se dio por finalizado el ciclo, en una gira de cierre que buscó reconocer el talento y la dedicación de las 42 participantes: el día lunes 8, 12 mujeres se graduaron en Monte Patria. El día 9, otras 14 lo hicieron en Combarbalá (incluyendo a cuatro emprendedoras de Canela). Y, por último, el día 16, 16 mujeres recibieron su certificado en Punitaqui.

Una de ellas es María Cristina Godoy Araya, de Combarbalá, quien hace años trabaja la piedra combarbalita, reutilizando desechos de otros artesanos y transformándolos en exclusivas piezas de orfebrería. Su paso por el programa ha sido fundamental, según expresó:

“Realmente ha sido una experiencia muy confortable, ver cómo la gente se interesa en tu trabajo. Es motivante y te renueva energías para seguir esforzándote día a día. Yo personalmente he tratado de no faltar a ninguna clase o salida a terreno y aunque ha sido sacrificado, me he dado el tiempo porque que aprendes muchísimo, consigues nuevos contactos y amplías tus posibilidades”.

En definitiva, una bonita instancia para destacar el enorme talento de estas artesanas que, en un mundo globalizado e industrializado, aprendieron el arte y la técnica de fabricar objetos de manera tradicional con materias primas de Chile, poniendo en valor el producto hecho a mano y el patrimonio cultural de nuestro país.

“Este programa que surge desde la sugerencia de los propios dirigentes de las mesas temáticas nos permitió confirmar que existe un enorme talento en el trabajo de las cuatro comunas insertas en el Plan de Zonas Rezagadas. Nos dimos cuenta, además, que este talento impulsa a emprendimientos que tienen un tremendo potencial, por lo que esta iniciativa desarrollada por Corfo y la empresa consultora Emprediem les permitió a las mujeres generar redes conocer mercados y poner en valor preciso sus productos”, señaló Cristián Herrera, director del Programa Zonas Rezagadas Región de Coquimbo.

“Ha sido una experiencia muy buena estamos muy contentos. Esto es una celebración de un año de trabajo. Nos movimos durante las cuatro comunas del programa Zonas Rezagadas y a pesar de ser una zona con dificultades geográficas, tiene muchas oportunidades en su gente, cultura y en el potencial de trabajo que se podía hacer con todo ello”, sostuvo Álvaro Cercós, socio y gerente general de Emprediem.

En definitiva, fue un excelente broche de oro para un programa que ha logrado generar en esta zona una comunidad de mujeres emprendedoras -muy al tanto de las nuevas herramientas y metodologías de innovación y comercialización-, acompañándolas en su crecimiento económico y personal, empoderándolas y validando el emprendimiento femenino como un gran motor de cambio en nuestra sociedad.

Así lo demuestra la experiencia de María Cristina, quien afirmó que su paso por el programa “ha sido muy gratificante para mí como mujer. Me siento mucho más valorada y considerada al no estar todo el día metida en la casa y al poder exhibir mi producto en otras comunas de la región”.